VIH y embarazo

Al igual que cualquier mujer pensando en tener un bebé, entre las mujeres que tienen VIH hay pasos que pueden llevar a cabo para estar lo mas saludables posible. Estos pasos incluyen cosas como dejar de fumar, comer bien, alcanzar y mantener un peso saludable y no beber alcohol. Es importante que las mujeres que tienen el VIH hablen con el medico o enfermera que monitoriza la infección sobre sus planes de tener un bebé. Ellas pueden hablar con esos profesionales acerca de si su salud en la actualidad es lo suficiente buena para quedarse embarazada y tener un bebe sano. Lo más probable es que sea así, pero si su recuento de CD4 es bajo, o si tiene una infección no tratada, o si están tomando tratamiento para prevenir o tratar infecciones, puede ser mejor esperar hasta que el tratamiento del VIH haya fortalecido si sistema a inmunológico y mejora su salud.

Algunos medicamentos contra el VIH son más adecuados para las mujeres embarazadas que otros, por lo que si se esta tomando el tratamiento, o hay intención de iniciarlo, eso puede afectar la decisión en torno a cuál medicamento tomar. El equipo de la unidad del centro donde se atiende también puede hablar con las mujeres embarazadas acerca de su salud de forma general y aconsejara sobre la forma de concebir mas segura para ellas y sus parejas.

En los últimos tiempos, el uso de TARGA no sólo ha mejorado la esperanza de vida y la calidad de vida de las PPVIH sino que también ha reducido el riesgo de transmisión del VIH. Así pues, la necesidad de servicios de fertilidad en la población VIH positivas ha aumentado y puede ser empleada para la gestión de la infertilidad y la protección de la transmisión o adquisición de la infección por el VIH.  Como tal, el asesoramiento pre-concepciones, la salud sexual y el cribado de fertilidad se han convertido en rutina cuando se rata a parejas heterosexuales en la que uno o ambos miembros son VIH-positivos.

Existen diferentes opciones para atender a las necesidades reproductivas de las personas heterosexuales que tienen el VIH:

  • Adopción
  • Auto inseminación con semen del esposo
  • Donación de embriones de pareja que han sido verificadas a ser VIH negativos
  • Inseminación con semen de un donante
  • Relaciones sexuales sin protección
  • Lavado de semen combinado con la inseminación intrauterina y la reproducción asistida tecnológica. La cual incluye la fecundación in-vitro o la inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

Algunas parejas tienen dificultad para que la mujer se quede embarazada; y hay alguna evidencia de que los problemas de fertilidad son más comunes en personas que tienen el VIH que en las personas que no la tienen. Si se ha estado tratando de quedar embarazada durante seis meses, es importante hablar con el medico al respeto. Puede haber causas subyacentes que pueden ser evaluadas y ser tratadas.

El acceso a los servicios de fertilidad debería ser facilitado como parte de los esfuerzos para promover la salud y los derechos reproductivos de las PVVIH.

A continuación, describimos algunas de las opciones reproductivas para las PVVIH, recogidas de NAN-Aidsmap (2013).

La Toxoplasmosis es otra enfermedad que debe ser prevenida en aquellas personas que han tenido contacto previo con el protozoo causal. Algunas infecciones precisan profilaxis secundaria o tratamiento de mantenimiento para evitar recaídas, por ejemplo la Toxoplasmosis (infección del sistema nervioso central – cerebro – por un microbio), una criptococosis (infección de la meninges, del pulmón o de la sangre por un hongo) o una retinitis (infección de la retina de los ojos por Citomegalovirus).

De manera permanente se está estudiando la posibilidad de incrementar el número de enfermedades oportunistas sometidas a profilaxis primaria, ya que siempre es mejor evitar que aparezca una infección, que tratarla cuando ya está presente. Actualmente se está estudiando la mejor pauta profiláctica para evitar la enfermedad provocada por Citomegalovirus.

Auto-inseminación

Para una mujer que tiene VIH y que quiere concebir sin tener relaciones sexuales no protegidas, la auto-inseminación es la opción recomendada. Esta técnica es adecuada si la mujer es VIH-positiva y su pareja masculina VIH-negativa. Hay que asegurarse de que ninguna de los dos tenga alguna ITS antes de usarlo.

  1. La mujer debe estar en sus días fértiles. Lo mejor es probar la técnica en varáis ocasiones durante su periodo fértil.
  2. Pedir al hombre masturbarse y que eyacule en un recipiente. El recipiente no tiene que ser estéril, pero debe estar limpio y seco. Seguidamente, necesitara una jeringa de plástico.
  3. Esperar unos 30 minutos para que el semen llegue a ser más líquido.
  4. Tirar hacia atrás la jeringa una vez con nada de aire, y luego expulsar el aire de nuevo. Ahora acerque la jeringa en el liquido y poco a poco succionar el líquido.
  5. La mujer debe ponerse en una posición cómoda, acostada en la cama con la parte inferior de su cuerpo elevada sobre un cojín.
  6. Cualquiera de los dos puede ahora insertar lentamente la jeringa tan dentro de la vagina como sea posible.
  7. La zona a apuntar es lo alto de la vagina, hacia el cuello uterino.
  8. Lentamente vaciar el contenido de la jeringa. Retirar con cuidado la jeringa.
  9. La mujer debe permanecer acostada durante los próximos 30 minutos, mientras que el esperma discurre a través del cuello uterino. Algo de semen puede salirse, pero esto es normal y no significa que el método no haya funcionado.

Un método alternativo es tener relaciones sexuales utilizando un condón masculino. Después del sexo, el hombre debe retirar el pene de la vagina con el condón puesto. Entonces quitárselo, y utilizar una jeringa para colocar el semen dentro de la vagina. Si se utiliza esa técnica, asegurarse de que el condón no lleve espermicida.

Tener relaciones sexuales sin protección

Hay evidencias de que el tratamiento eficaz contra el VIH, es cual reduce la carga viral a un nivel tan bajo que no se puede medir utilizando pruebas estándar (lo que hace llamar carga viral indetectable), reduce significativamente las probabilidades de infección. En ciertas situaciones, el riesgo de infección por el VIH es lo suficiente bajo que se considera seguro para una pareja tener relaciones sexuales sin protección con el fin de que una mujer quede embarazada.

En este caso cuando:

  • EL/la que tiene el VIH está en tratamiento y no tiene una buena adherencia.
  • EL/la que han tenido una carga viral indetectable por más de seis meses.
  • Ninguno de ellos tiene alguna ITS.
  • Sólo se tiene relaciones sexuales sin protección en os días en que la mujer esta ovulando (y en su momento más fértil)

Es muy importante que la pareja discuta con cuidado esta opción entre sí y con su medico antes de tener relaciones sexuales sin protección, para que ambos puedan tomar una decisión informada y hacer cualquier pregunta que pueden tener.  El/la especialista puede aconsejar que el miembro de la pareja no infectado tome profilaxis post-exposición (PPE), y cuando llegue a estar disponible en España, la profilaxis pre- exposición (PrEP). Se trata de tomas cortas de medicamentos contra el VIH, con el objetivo de prevenir la infección. Esta es una decisión que cada pareja tiene que hacer de forma individual y que requiere discusión. Puede ser aconsejables disponer de un cribado básico de fertilidad antes de probar este método de concepción para asegurarse de tener una posibilidad razonable de concebir.

Si ambos miembros de la pareja y el medico deciden que esta no es la opción correcta, hay otras maneras de concebir, dependiendo de si uno, el otro o ambos tiene VIH.

En caso de parejas seroconcordantes VIH- positivas, si ambos están en tratamiento antirretroviral, han tenido una carga viral indetectable durante algún tiempo, ni tienen otras ITS y ninguno de los dos está teniendo sexo con otras personas, el riesgo de transmisión de diferentes cepas de VIH al otro miembro es muy baja.

Lavado de semen

El lavado de semen es un proceso que implica la separación del esperma del fluido seminal con el fin de reducir el riesgo de que sea transmisible. Se necesita esperma para concebir un bebé, pero el líquido que rodea el esperma no es necesario. El VIH no está contenido en el esperma, pero puede estar en el fluido seminal.

El lavado de semen, el fluido seminal se separa en un laboratorio y el esperma se puede utilizar para tratar de iniciar un embarazo. Algunos autores recomiendan que además de procesar el semen de se debe hacer una validación viral del esperma, para asegurar que ya no hay restos del VIH. Y este esté debido a que el VIH puede no ser completamente eliminado a través de técnicas de descontaminación y que puede ocurrir recontaminacion del esperma procesado (Murphy, 2015). Una vez completada el proceso, el esperma se insertaría en la vagina de la mujer. En el caso de las parejas masculinas en las que ambos tienen el VIH, cualquiera de ellos puede hacer u procedimiento para realizar una gestación subrogada que se ofrece en algunos países donde está permitido.

Si el hombre tiene el VIH, está en tratamiento, tiene una carga viral indetectable y ninguno tiene una ITS, el lavado de semen es poco probable que reduzca aún más el riesgo de infección y puede reducir la probabilidad de embarazo.

El lavado de semen es caro y puede ser de difícil acceso, pero es muy seguro.

Descubre más:

Conocer el virus

Conocer el virus

Tener información del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), saber cual es su origen, como actúa en nuestro organismo y que fases tiene la infección, ayudaran a comprender mejor el proceso de esta infección.

Saber más
Prevención del VIH

Prevención

Conocer las formas de protegernos del VIH, permite disfrutar plenamente de relaciones sexuales sin riesgos. El condón, el tratamiento antirretroviral o la PrPEP son medidas que se pueden aplicar para no infectarse o disminuir el riesgo.

Saber más
Transmisión del VIH

Transmisión

Las vías de transmisión están perfectamente establecidas y es importante conocerlas para saber cuando tenemos que protegernos. Delimitar las prácticas sexuales de riesgo te ayudarán a no infectarte y a disfrutar.

Saber más
Diagnóstico

Diagnóstico

El diagnóstico de la infección por VIH sólo puede establecerse de modo definitivo en laboratorio, ya que en los estadíos iniciales de la infección no hay síntomas específicos. Conocer el estado serológico te permitirá iniciar un tratamiento que controle la infección.

Saber más
Tratamiento

Tratamiento

Las personas con infección por el VIH deben empezar cuanto antes el tratamiento antirretroviral (TAR), que aunque no cura controla la infección y la cronifica. El TAR mejora la esperanza y calidad de vida y reduce o elimina el riesgo de la transmisión del VIH a otras personas.

Saber más
Enfermedades prevalentes

Enfermedades prevalentes y coinfecciones

Actualmente las personas con VIH viven más tiempo y se hacen mayores y unido a los efectos adversos de algunos TAR, tiene como consecuencia una alta prevalencia de comorbilidades en personas con VIH.

Saber más
El VIH y el embarazo

VIH y embarazo

Al igual que cualquier mujer pensando en tener un bebé, entre las mujeres que tienen VIH hay pasos que pueden llevar a cabo para que el embarazo sea seguro para la mujer y el bebé no adquiera la infección.

Saber más
Epidemiología

Epidemiología

La epidemia de VIH afecta a nivel mundial y los sistemas de vigilancia epidemiológica ayudan a conocer las conductas sexuales, los colectivos más afectados, el impacto en la población y las distintas características de la infección según países.

Saber más
Estigma

Estigma y discriminación

Desde los comienzos de la enfermedad, a principio de los años 80, las personas con VIH han sido unos de los grupos más estigmatizados en la sociedad. El estigma y el rechazo asociado al VIH tiene efectos muy negativos sobre la salud psicológica de la persona con VIH.

Saber más