La historia del VIH, en una línea de tiempo: hitos que marcaron la evolución de la enfermedad

La historia del VIH, en una línea de tiempo: hitos que marcaron la evolución de la enfermedad 150 150 Sidalava

La historia del VIH, en una línea de tiempo: hitos que marcaron la evolución de la enfermedad

Un grupo de investigadores anunció el martes durante una conferencia médica el segundo caso mundial de remisión del virus del VIH, un suceso trascendental en la historia de la enfermedad. Un repaso desde la desolación de su aparición a las esperanzas actuales

Desde las portadas de los diarios de 1981, cuando se hablaba del VIH como un “raro cáncer” que afectaba a los homosexuales hasta la noticia del “paciente de Londres” conocida esta semana, pasó mucha agua bajo el puente, como suele decirse, en el tratamiento y abordaje de la enfermedad.

Fue el 20 de mayo de 1983 cuando se publicó un artículo del equipo del Instituto Pasteur de París dirigido por Françoise Barré-Sinoussi, Jean-Claude Chermann y Luc Montagnier que anunciaba el descubrimiento del virus lymphadenopathy-associated (posteriormente llamado VIH), vinculado a los casos de inmunodeficiencia reportados desde 1981 y nombrados como Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Con la demostración de la eficacia de la Terapia Antirretroviral Altamente Activa (HAART) en 1996 cambió el curso de la epidemia y convirtió al VIH en una enfermedad crónica. Hoy, el tratamiento como prevención, el control de la transmisión vertical y las remisiones logradas en 2012 y 2019 permiten creer que la meta 90-90-90 (90% de las personas con VIH diagnosticadas, 90% de ellas en tratamiento y 90% de quienes están en tratamiento con carga viral indetectable) planteada por ONUSIDA para 2020 no está tan lejos.

 El término AIDS (Acquired Immune Deficiency Syndrome) apareció en 1982. En español se adoptó SIDA: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida

1981: primera alerta

El 5 de junio de 1981, la organización estadounidense de vigilancia y prevención de enfermedades (CDC) informó sobre una forma rara de neumonía entre jóvenes homosexuales de California. Se trata de la primera alerta sobre el SIDA, aunque en ese momento la enfermedad carecía de nombre.

El CDC reportó posteriormente las mismas “infecciones oportunistas” entre consumidores de drogas inyectables (fines de 1981), hemofílicos que recibían transfusiones de sangre (mediados de 1982) y entre haitianos residentes en los Estados Unidos (mediados de 1982).

El término AIDS (Acquired Immune Deficiency Syndrome) apareció en 1982. En español se adoptó SIDA: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

Los diarios de la época hablaban de un “raro cáncer” que afectaba a los homosexuales

1983: descubrimiento del virus

En enero de 1983, el equipo del Instituto Pasteur de París dirigido por Françoise Barré-Sinoussi, Jean-Claude Chermann y Luc Montagnier anunció el descubrimientodel lymphadenopathy-associated virus (virus asociado a la linfoadenopatía, LAV), que luego se conoció como Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Los investigadores creían que “podría estar implicado” en el SIDA.

Un año más tarde, el 23 de abril de 1984, Estados Unidos anunció que el especialista estadounidense Robert Gallo había hallado la “causa probable” del SIDA, con un retrovirus bautizado como HTLV-III.

LAV y HTLV-III son en realidad el mismo virus, que en 1986 fue bautizado como VIH, Virus de Inmunodeficiencia Humana.

1985: la muerte de Rock Hudson

El galán del cine clásico estadounidense murió luego de dos años de vivir con SIDA y se convirtió en la primera víctima famosa de la enfermedad.

1987: el primer antirretroviral

Gracias a la presión de los activistas y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA), se redujo el tiempo de aprobación de las drogas para el sida. El 20 de marzo de 1987 Se presentó el AZT, primera droga antirretroviral. Se trataba de un tratamiento costoso y de pesados efectos secundarios.

Años 90: mueren estrellas globales

En noviembre de 1991, el líder de la banda inglesa Queen, Freddie Mercury, falleció a causa de una bronconeumonía complicada por el sida.

En 1994, el bailarín soviético Rudolf Nureyev (6 de enero) y el tenista norteamericano Arthur Ashe (3 de febrero) murieron por causas asociadas al sida.

 En 1994, el sida se tornó la primera causa de muerte entre los estadounidenses con edades entre 25 y 44 años

1994: Se logra reducir la transmisión vertical

El ensayo clínico conocido como “076” indicó que el AZT reducía las tasas de transmisión de madre a hijo en dos terceras partes.

1995-96: entran en escena los cocktails de drogas

Los años 1995 y 1996 marcaron la aparición de nuevas clases de medicamentos. Se agregaron nuevos antirretrovirales al tratamiento: Abacavir, Nelfinavir, Delevirdina y Efavirenz. Fue el inicio de las combinaciones de diferentes drogas, las triterapias -o cocktails-, que se mostraron muy eficaces.

1996: ONUSIDA

Se creó el Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el Sida (ONUSIDA). Desde entonces, lideró e inspiró la innovación y la colaboración a nivel mundial, nacional y local para dar respuesta al VIH/sida.

El antirretroviral Truvada fue el primer tratamiento preventivo aprobado para reducir el riesgo de contagio

2001: los medicamentos genéricos

ONUSIDA firma en 2000 un acuerdo con cinco grandes laboratorios para distribuir tratamientos a precios accesibles en los países pobres, y en noviembre de 2001 se firma un compromiso para permitir a los países en desarrollo fabricar medicamentos genéricos.

2002: testeos en 20 minutos

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los EEUU (FDA) aprobó el uso de los test rápidos, que ofrecen resultados con el 99,6% de exactitud en tan sólo 20 minutos.

2007: tratamientos preventivos

Se llevaron a cabo los primeros ensayos de Profilaxis Pre Exposición (PrEP) para reducir el riesgo de adquisición del VIH entre personas que estuvieron expuestas al virus. El 16 de julio de 2012 se autorizó en los Estados Unidos el primer tratamiento preventivo, el antirretroviral Truvada.

2012: el paciente de Berlín

Se conoció el caso de Timothy Brown, quien vivía con VIH y luego de recibir un trasplante de médula ósea por una leucemia que padecía de manera concomitante, perdió por completo la presencia del virus en su sangre. Fue el primer caso en la historia de una persona que se libró de la enfermedad.

2013: el estudio Gardel

El estudio Gardel, realizado por Fundación Huésped, comprobó que la utilización de dos drogas en lugar de tres en el tratamiento contra el VIH era igual de efectivo. La investigación fue publicada por la revista británica The Lancet.

2014: Estrategia 90-90-90

ONUSIDA estableció nuevas metas para 2020: 90% de las personas con VIH diagnosticadas, 90% de ellas en tratamiento y 90% de quienes están en tratamiento con carga viral indetectable.

 

2017: mitad de los enfermos en tratamiento

Por primera vez, más de la mitad de los enfermos de SIDA en todo el mundo son tratados, afirmó ONUSIDA.

ONUSIDA planteó para 2020 la estrategia 90-90-90

2019: segunda remisión

Científicos lograron que una persona, identificada únicamente como “el paciente de Londres”, superase la infección de VIH. Se trata de un hombre que no muestra rastros del VIH después de 19 meses. Los expertos que presentaron el hallazgo en la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas, en Seattle, son cautos al hablar de cura y se refieren a “una remisión de largo plazo”.

El investigador superior del Conicet y director del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA (Inbirs), Horacio Salomón, coincidió en que luego del descubrimiento del virus, los hechos que marcaron la historia de la enfermedad están dados en la posibilidad de “conocer la carga viral y poder cuantificarla”. “En 1996 se tuvo la herramienta para evaluar el virus que circulaba y qué efecto hacía la medicación; a partir de allí se avanzó mucho en medicación antirretroviral”, destacó el experto.

“Haber demostrado que se puede evitar la transmisión de madre a hijo tratando adecuadamente a la mujer embarazada y tener las herramientas que hoy tenemos nos hace pensar que podemos controlar la epidemia, cosa que parecía increíble hace 38 años”, analizó Salomón.

Y tras considerar que el país tiene “deudas serias desde el punto de vista de salud pública”, el investigador señaló: “Es una vergüenza que sigamos teniendo transmisión vertical y preocupante el incremento de otras enfermedades de transmisión sexual que pueden llevar aparejado a una caída de los estándares de cuidado de VIH”. Además, expresó su preocupación en relación con la situación que atraviesa el país y sus consecuencias en la salud: “Es sabido que las crisis económicas y sociales repercuten en la salud y en las enfermedades transmisibles”.